sábado, 3 de septiembre de 2011

¡Qué cielo!

Casi me pongo a llorar, cuando a la vuelta del trabajo llego a mi casa y me veo en la mesilla de noche estas flores con una dedicatoria que dice así: "Gracias por todo mamá. Te quiero. Borja" 

Ahora al escribirlo sí que me pongo a llorar.


Buscar en este blog