domingo, 14 de agosto de 2011

Taller de Pintura de Antonio López






De camino al Mercado del Ensanche, en Pamplona,  busca en sus puestos a los protagonistas de los bodegones que elaborará junto a los 35 participantes del taller de pintura Maestros de la Figuración, organizado por la Universidad de Navarra.

Es lunes cuando comienza esta compra, que al cumplir seis años va convirtiéndose en tradición. Sin embargo, sigue creando la misma expectación entre los tenderos y, sobre todo, entre los clientes, que miran entre los fotógrafos, cámaras y periodistas que rodean al artista de Tomelloso.
Además de estas miradas, le acompañan la de otros dos pintores, su esposa, María Moreno, y Juan José Aquerreta, con quien imparte el taller junto al también pintor José María Mezquita.
A la visita al mercado también acude la profesora Inmaculada Jiménez, directora del taller, y Marta Revuelta, directora del Área de Actividades Culturales de la Universidad de Navarra.
Calabaza de 15 kilos
Entre tantas miradas, el artista centra la suya en las calabazas de una de las fruterías-verdulerías del mercado. Pide la más grande, que en el peso marca casi 15 kilos. También se lleva una voluminosa sandía, de 7 kilos, y varios kilos de tomates, pimientos y cebollas. En su lista tampoco faltan legumbres como alubias, lentejas y garbanzos.
Junto a Aquerreta, se encarga de examinar todas las frutas y charla animadamente con el vendedor. Como explica López, "se trata de colocar cosas grandes para que se pueda visualizar bien en la distancia".
 Para Antonio López, realizar este taller "es un descanso y a la vez una actividad que tiene mucha relación con mi trabajo, una prolongación de todo aquello en un lugar que no es el habitual, Madrid, en compañía de amigos. Para mí es una fiesta". Asimismo, cuenta que le aporta "un sentimiento de libertad" y explica que los participantes en el curso "son personas que, en bastantes casos, hacen ya su propio trabajo en sus propios sitios y los dejan para iniciar una pequeña aventura de unos días". Él agradece con humildad poder vivir también esa aventura.

Nosotros tuvimos el honor de servir los coffe-breaks.


                                           Eligiendo una buena sandía

           Antonio López, su esposa María Moreno, Marta Revuelta y Maite Montes


                             Con las becarias Mercedes Juaniz y Adriana del Romero

Buscar en este blog