domingo, 17 de marzo de 2013

Habemus Papam

La tarde del 13 del 3 del 13 fué super emocionate. En casa con mis hijos vimos un acontecimiento que no pasa todos los días. Jorge Mario Bergoglio se proclamaba Papa. A las 7,05h de la tarde Pamplona empezó a sonar. Yo estaba en la Plaza de la Cruz, cuando las campanas de la Parroquia de San Miguel empezaron a repicar y corriendo me fui a coger el coche para llegar a casa cuanto antes y con mis hijos ver ese gran momento. Las cortinas del balcón del Vaticano se movían por el viento y daba la sensación de que el Papa iba a aparecer en cualquier momento. Hicimos quinielas de quien podría ser el elegido, pero no era ninguno de los propuestos. El Espiritu Santo lo eligió bien. Muy bien, creo yo.










Buscar en este blog