miércoles, 19 de septiembre de 2012

Piropo

¡Qué contenta estoy! ¡Hoy me han dicho el mejor piropo de mi vida! Sabéis que me han dicho: "Las madres como tú sois el clavito del abanico". Ooooolé!

La verdad, me ha encantado. Quizá tenga una mirada un poco antigua, pero siento de verdad que las madres, si fallamos, todas las varillas del abanico se dispersan aunque sean de marfil.

Y ahora os voy a enseñar algunas fotos de los platos que estamos haciendo estos días ya que han venido mis hijos, los Suizos, de vacaciones y  les encanta volver a casa y degustar los platos tan ricos que hacemos, como por ejemplo la ensalada de tomates feos de Tudela, que en esta época son una exquisitez, bien peladitos, con un buen chorretón de aceite de oliva y sal.



También el bonito del norte con salsa de tomate, está de muerte.


Se hace una buena salsa de tomate: medio vasito de aceite de oliva, una cebolla, un pimiento verde, un par de ajos y cuando esté todo muy pochado añadimos 1 kilo de tomates bien maduros. Salpimentamos, dejar cocer media hora y trituramos. Listo para cualquier preparación.
Yo hago mucha cantidad, lo meto en botes de cristal y al congelador. Siempre tengo salsa de tomate casera.
Para el bonito: Trocearlo, salpimentarlo y dorarlo un poquito en la sartén.  Añadirle la salsa de tomate, dejar hervir unos minutos y ya me diréis el resultado.


Este plato sí que tiene éxito: es el bacalao confitado en aceite de oliva con una guarnición de verduritas asadas.



Las albóndigas en salsa española una delicia. Mis hijos están cansados de las hamburguesas y cuando llegan a casa piden albóndigas. ¡Qué buenas!


De postre un buen flan de huevo con bien de caramelo.

Bueno, ahora me reclaman en la cocina, mañana os contaré más.

Buscar en este blog