domingo, 5 de agosto de 2012

Vacaciones en Vera, Almería

Este año toca cambio y nos vamos al sur, nada menos que hasta Almería, 1000 kilómetros por delante y mucha ilusión por conocer esa zona de España, que por una cosa o por otra nunca te viene de paso. A Almería hay que ir.
Así que una vez terminados los Sanfermines, el día 16 en nuestra maravillosa Chrysler, allá vamos; Adriana, Teresa, Borja, tía Tote y yo misma.
El viaje muy ameno y divertido sobre todo cuando apareció Borja con su edredón y su almohada. Se parece a mi padre que siempre llevaba su almohada, pero el edredón y a Almería....????
La carretera está estupenda; en cuatro horas y media te pones a comer en Valencia. El mar, el sol, el calorcito, ya vamos bien.
Vamos recorriendo el mediterráneo y descubriendo paisajes muy diferentes, llama mucho la atención pasar por Benidorm, con esos rascacielos tan altos que parece "el Nueva York" español. Seguimos bajando, pasamos Murcia y antes de llegar a Almería capital está nuestro destino: Vera, Urbanización del Golf Valle del Este, Agave Real.
Llegamos a media tarde, a 30 grados pero con viento de levante, es decir con cierta brisa. Una vez instalados, corriendo a darnos el primer chapuzón en la piscina. Qué impresión: el agua estaba como climatizada, por lo que podías estar horas jugando, nadando, flotando; una delicia.
El apartamento está ubicado alrededor de un campo de Golf. Un campo de 18 hoyos. Mirad las fotos:







A muy pocos kilómetros de Valle del Este, se encuentran los pueblos de Garrucha y Mojácar: el primero, ideal para pasear por el paseo del malecón, comprar recuerdos en el mercadillo y sentarte en alguna terraza para cenar los "pescaítos" de la zona, por ejemplo el gallo-pedro, riquísimo y sobre todo la gamba roja.
El segundo, Mojácar. A partir de los años 60 se convirtió en un lugar turí­stico por excelencia de músicos, pintores y artistas en general, lo que hizo que se potenciara la villa como centro turí­stico y a pasar de la especulación y destrozos del paisaje ha sabido conservar ese sabor a ciudad árabe perfectamente entroncada en el paisaje.

El indalo es una figura de origen ancestral que se encuentra en la cueva de los Letreros, situada en la falda del Maimón, en el municipio de Vélez-Blanco (Almería,Andalucía), España. Se trata de una pintura rupestre del Neolítico tardío o Edad del Cobre. Representa a una figura humana con los brazos extendidos y un arco sobre sus manos, si bien su significado no ha sido aún esclarecido de forma definitiva existiendo también varias teorías que apuntan a cierta divinidad en el dibujo. Actualmente es un símbolo de Almería.
La gastronómía es muy variada,  una de sus bases, común en gran parte de los platos, es el aceite de oliva; otro, el pescado, habitual en lugares costeros; y un tercero, la verdura de clima cálido, que hizo famosa a la provincia, pero que era uno de sus elementos fundamentales mucho antes.



Una cocina con aspecto centenario, cuyos platos presentan el aspecto que debieron tener en otros tiempos, en el mismo lugar. Es el caso de uno de los platos más típicos, la pipirrana o papirrana, ya que en distintos lugares de la provincia se conoce con diversos nombres, un plato en el que el pimiento triturado y la aceituna le aporta un aspecto de otras épocas, tradicional, y confeccionado con el aporte del bacalao a productos tan típicos de la tierra como el aceite de oliva, la aceituna, pimiento o cebolla.



Hemos visitado varios Chiringuitos, en la playa de Villaricos, el llamado Patrick, fabuloso por sus gambas rojas a la plancha. Bares y Restaurantes, pero  hay uno especialmente que nos ha encantado y es La Mar Salada en Mojácar. Se trata de un restaurante "La Cava" dentro de un Bar, Pub, Disco, etc. Lo tiene todo. El menú del día cuesta 10 € y los Domingos tiene un Buffet por 10€ también a base de arroces de todo tipo: arroz negro, paella del señorito (con todo el marisco limpio), paella de carne, fideua, además de ensaladas, canapés y postres. Aquí van las fotos. Merece la pena visitar. 

Mojácar


El clima es maravilloso. Cuando hablas de Almería todo el mundo se echa las manos a la cabeza pensando en el calor que vas a pasar, pero no es así. Quizás en la capital, pero en estos pueblos costeros no. Además, estás de vacaciones, te pasas el día con bañador y pareo y lo que más quieres es poder cenar al aire libre y sin tener que llevar la chaqueta, por si acaso.



Hemos hecho excursiones a Cabo de Gata, San José, Níjar, Roquetas de Mar.... 












En la Mar Salada. Mojácar

El propietario es de Pamplona, Jesús García y entre sus empleado cuenta con un profesor de Salsa divertidísimo, sobre todo porque es de Alsasua. Baila fenomenal y crea muchísimo ambiente porque organiza las parejas y las va cambiando al ritmo de la salsa. Por las noches, acudimos a tomar mojitos y tambien a jugar al billar. 
Es un lugar paradisiaco.





De excursión a Cabo de Gata. Maravilloso!!!






Comidita a base de gamba roja, salmorejo, ensaladas y cavillas.





Tía Tote

Adriana cogiendo limones

Va de limones

Bueno, os animo a visitar Almería. Qué pena que todo se acaba y ya estamos otra vez Pamplona, dándole duro, para poder volver a disfrutar de una merecidas vacaciones.


Buscar en este blog